Oasis

Dakhla

Dakhla es el más lejano oasis de El Cairo y es considerado como uno de los más bellos oasis de Egipto. Está ubicado en una depresión rodeada de acantilados de color rosa. Hay alrededor unas 30.000 hectáreas de tierra cultivada. La mayor parte de sus 40.000 residentes son agricultores que constantemente luchan contra las dunas que amenazan a sus campos y huertos. Zonas fértiles de une belleza excepcional donde se reparten entre la dunas de arena y bordeando las rutas que llevan a Farafra y Kharga, los cultivos de arroz, el trigo y el maíz. Los jardines están llenos de palmeras de dátiles, higos, albaricoques y cítricos. Gracias a la ayuda financiera y técnica del gobierno que hizo revivir la economía, Dakhla ha sabido conservar su cultura y encanto.

Investigadores han encontrado que el Oasis ha sido habitado desde la prehistoria, y que hubo una vez un lago enorme allí. Hay pinturas neolíticas que indican que el lago fue frecuentado por elefantes, búfalos y avestruces. Cuando el lago se secó, los habitantes emigraron al valle del Nilo y fueron probablemente sus primeros pobladores.